miércoles, 30 de agosto de 2017

Michel Thion, Nieve en Voix Vives Toledo





Recién salido de imprenta el poemario "Nieve" del poeta francés Michel Thion, que he tenido la suerte de traducir. Lo presentamos el sábado, 2 de septiembre en Toledo, 19h, plaza de la catedral. Dentro del Festival Voix Vives, junto a otras novedades editoriales de Huerga & Fierro.



miércoles, 23 de agosto de 2017

Haiga pelícano

                 
                  Collage: Manes Sánchez
                  Haiku: Verónica Aranda

viernes, 11 de agosto de 2017

cuadro + poema

                                                                  Cuadro del pintor brasileño Julio Firmo



Tienda rural de ultramarinos:
en las grandes peceras,
los caramelos de colores
son la única euforia
que tienen los niños a su alcance,
instantes de jengibre y regaliz
en la región semiárida.

En un segundo plano,
frente a tonos añiles,
los campesinos taciturnos
ahogan en cachaza,
una mala cosecha,
su falta de horizontes,
y lo llaman saudades do futuro.



                                            ©Verónica Aranda


(Expuestos este mes en la galeria REM de Oporto, dentro de la exposición Transposição)

domingo, 6 de agosto de 2017

Poema de agosto, Eugénio de Andrade

 EUGÉNIO DE ANDRADE (1923-2005)


                                                   Dibujo: Eugénio de Andrade, 1964
    
                V

A veces un amigo es el desierto,
otras veces el agua.
Despréndete del ínfimo rumor
de agosto; un cuerpo

no siempre es el lugar de la furtiva
luz desnuda, de limoneros
rebosantes de pájaros
y el verano en el pelo;

en el oscuro follaje del sueño
es donde brilla
la piel mojada,
la difícil floración de la lengua.

Lo real es la palabra.

                     Eugénio de Andrade    
                    (De Branco no branco, 1984)
                    
               © Traducción: Verónica Aranda

Poema original:
          V
Um amigo é às vezes o deserto,
outras a água.
Desprende-te do ínfimo rumor
de agosto; nem sempre
um corpo é o lugar da furtiva
luz despida, de carregados
limoeiros de pássaros
e o verão nos cabelos;
é na escura folhagem do sono
que brilha
a pele molhada,
a difícil floração da língua.
O real é a palavra.
        © Eugénio Andrade

        




viernes, 28 de julio de 2017

En los 100 años de Gloria Fuertes


   Un día como hoy, Gloria Fuertes hubiera cumplido cien años.Uno de los grandes méritos de su poesía para adultos es su enorme empatía con el lector, su capacidad para humanizar las cosas.    Empleaba un lenguaje coloquial que es más vivo que el estilístico y técnicamente es muchas veces más difícil de plasmar, en ese rescate del lenguaje cotidiano pero que en el poema va más allá, a través de juegos de palabras, dobles sentidos, aliteraciones, el empleo de dichos y refranes.
   Por otro lado, destaca su dominio de la ironía y el humor que siempre tenía un trasfondo de melancolía:
“La gente no nota nada
Qué alegre es Gloria, dicen al paso.
Solo mi espejo sabe que tengo pena de Cristo,
Barba de Cristo resucitado.”

   Su adhesión al Postismo reafirmó en ella el concepto de poesía como una actividad lúdica, festiva, teniendo como referentes clásicos la ingeniosidad verbal del Barroco, las sátiras dieciochescas o el esperpento valleinclanesco, sin perder de vista la poesía de tradición oral.

   Gloria Fuertes optó por la espontaneidad y la cercanía, por una expresividad más libre para que los textos fueran accesibles a un mayor número de lectores y consiguieran conmover y sorprender, sacrificando algunos rasgos estilísticos a favor de un discurso accesible que produce un comunión-comunicación instantánea con el lector. Su energía creadora, su capacidad para versificar era inagotable, escribía a diario.

AUTOBIOGRAFÍA

Gloria Fuertes nació en Madrid
a los dos días de edad,
pues fue muy laborioso el parto de mi madre
que si se descuida muere por vivirme.
A los tres años ya sabía leer
y a los seis ya sabía mis labores.
Yo era buena y delgada,
alta y algo enferma.
A los nueve años me pilló un carro
y a los catorce me pilló la guerra;
A los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía.
Aprendí a regatear en las tiendas
y a ir a los pueblos por zanahorias.
Por entonces empecé con los amores,
-no digo nombres-,
gracias a eso, pude sobrellevar
mi juventud de barrio.
Quise ir a la guerra, para pararla,
pero me detuvieron a mitad del camino.
Luego me salió una oficina,
donde trabajo como si fuera tonta,
-pero Dios y el botones saben que no lo soy-.
Escribo por las noches
y voy al campo mucho.
Todos los míos han muerto hace años
y estoy más sola que yo misma.
He publicado versos en todos los calendarios,
escribo en un periódico de niños,
y quiero comprarme a plazos una flor natural
como las que le dan a Pemán algunas veces.

                                          © Gloria Fuertes

jueves, 27 de julio de 2017

Haiga Fuegos artificiales

                                                                                     ©  Manes Sánchez



                                Bajo los pinos
                                ver fuegos de artificio. 
                             Nadie me abraza. 


                                                 © Verónica Aranda
De Senda de sauces (99 haikus), Amargord, Madrid, 2011